Consejos prácticos: asignar una clave a un acceso directo